Educación: El gran reto de la salud mental escolar

Una columna de opinión de Paula Flores Miranda. Magister en Educación Emocional. Directora Académica de Fundación Cumbayá.

El retorno a clases presenciales, tras 2 anos de virtualidad, ha generado una serie de trastornos en estudiantes y docentes tanto a nivel de aprendizaje y, preocupantemente, en la capacidad de regularse emocionalmente. Sin dudas, el largo periodo de aula virtual provoco un retroceso en las capacidades de socializar y la vuelta al salon de clases deja de manifiesto la presencia de la agresividad, falta de atencion en clases y ansiedad producto del estrés frente a la incertidumbre.

Según el Ministerio de Educación, en sus orientaciones para el Reencuentro Educativo, “el espacio educativo presencial es el que ofrece las mejores condiciones para el aprendizaje y el bienestar integral de los niños, niñas y adolescentes.

Pero la solución que se suscita frente a esta nueva realidad educacional no es tan simple. Tanto docentes como directores y asistentes de la educación, también forman parte del problema. La falta de reconocimiento y desarrollo de sus propias competencias, socioemocionales, necesarias para gestionar a los alumnos en el proceso de adaptación y adecuación a esta nueva realidad presencial, y la necesidad pedagógica de recuperar la enseñanza focalizándose en lo teórico educativo, no siempre deja el espacio para la Educacíón Socioemocional.

Así se deian de lado aspectos claves a considerar en esta nueva etapa de formación, como lo son la escucha activa y empatica para afrontar las consecuencias tras el aislamiento social, generando -en ocasiones- emociones obstaculizadoras de bienestar emocional, por la falta de al propio de la interaccion con sus pares. Lamentablemente, esto ni derivado en actos violentos, incluso hacia los mismos profesores. Como Fundación Cumbaya, creemos que urge la presencia de espacios y ambientes que generen bienestar emocional; que estén en contacto con la naturaleza y donde los alumnos puedan expresar sus sentimientos, pues la ausencia de esto: espacios propicia, precisamente, la creación de ambientes hostiles. Rafael Bisquerra. una eminencia espano la en elarea de la Educación Emocional, asegura que esta “propone el desarrollo de
competencias emocionales, entendidas como competencias básicas para la vida, con la finalidad de aumentar el bienestar personal social”.

¿Qué acciones tomar como docentes?

El instalar la Educación emocional como un proceso permanente en la vida de las personas y, en este caso, de estudiantes y docentes, permitirá que contemos con herramientas que permitan prevenir y regularnos emocionalmente.

Para aportar en la salud mental y bienestar emocional en el aula, se pueden implementar diferentes acciones de gestión emocional, como ejercicios de respiración consciente, pausas activas, escribir sobre nuestras emociones, practicar la escucha activa, etc. Por otro lado, cuando los estudiantes tengan reacciones que no sabemos abordarlas, podemos, por ejemplo:

  1. Reconocer qué emociones sienten, observando sus reacciones.
  2. Identificar qué siento cómo profesor con esa reacción. Esto permitirá ver mi emoción y la del otro.
  3. Reconocer mi pensamiento frente a esa reacción.
  4. inferir que pueden estar pensando
  5. Modificar mi auto diálogo, colocándonos en el lugar de ellos.
  6. Pensar si la acción que desarrollaremos ayudará a que los niños, niñas y adolescentes puedan gestionar sus emociones.
  7. Si identificamos que determinada acción no aportará, repensemos qué acción permitirá regular sus emociones.

Es así que, desde el punto de vista docente, se pueden generar instancias que permitan la conexión de sus estudiantes con sus emociones, teniendo presente la corporalidad y el lenguaje dentro del aula. Pero, primordialmente, se debe comprender que podremos aportar en el bienestar emocional en la medida que seamos capaces de ser conscientes de las competencias socioemocionales de nosotros como adultos. Es fundamental comprender que éstas se enseñan a través del modelamiento, por lo cual, sencillamente no podemos enseñar aquello de lo que carecemos.

Fuente: Poderyliderazgo.cl

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Twitter
Instagram