Educar en Pandemia: Inteligencia Artificial e Inclusión

Ya existen ejemplos de cómo la Inteligencia Artificial (IA) podría ayudar a que la educación sea más inclusiva y accesible en una multiplicidad de contextos, independientemente de las discapacidades o vulnerabilidades de las personas.

En el artículo pasado, analizamos cómo la IA promete la posibilidad de adaptar el proceso de aprendizaje a las características, capacidades y predisposiciones específicas de quién aprende. Vale decir, personalizar el aprendizaje. En esta oportunidad, profundizaremos esta veta pudiendo personalizar el aprendizaje de estudiantes que poseen dificultades cognitivas y fisicas y necesidades especiales.

Proporcionar a todos los estudiantes un acceso más inclusivo a la educación ha sido un desafío persistente para la mayoría de los países, más aún en los países menos ricos como el nuestro. La educación inclusiva es uno de los objetivos globales promovidos en el Objetivo 4 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con el objetivo explícito y metas específicas (4.5 y 4.b) de garantizar la igualdad de acceso a todos los niveles de educación para todos, incluidas las personas con discapacidad.

Los sistemas de IA ya han demostrado su eficacia para ayudar a los estudiantes con discapacidades, por ejemplo, deficiencias visuales o auditivas, o deficiencias en las habilidades sociales (lenguaje y comunicación), para beneficiarse de la educación. Más aún, los dispositivos portátiles que utilizan IA pueden ayudar a los estudiantes con discapacidad visual a leer libros y reconocer rostros y, por lo tanto, a aprender y socializar dentro de sus comunidades. Se han diseñado sistemas especializados para ayudar a los estudiantes con todo tipo de discapacidades.

Con tecnología de inteligencia artificial, tecnologías como la Realidad Aumentada, la Realidad Virtual y la Robótica apoyan el aprendizaje y la participación de los estudiantes con problemas de salud y problemas de salud mental. Si bien algunas tecnologías ayudan a sortear algunos de los obstáculos, como las aplicaciones de conversión de texto a voz o de voz a texto, otras se basan en investigaciones y muestran resultados prometedores. Por ejemplo, los estudiantes con autismo pueden explorar y mejorar las habilidades sociales interactuando y colaborando con personajes virtuales y objetos digitales en un aula.

Desde 2016, a los estudiantes de la Universidad Union de Beijing se les ha proporcionado un sistema inteligente de reconocimiento de voz que convierte simultáneamente el idioma hablado del maestro en subtítulos de texto en una pantalla grande. En el aula, los estudiantes con discapacidades pueden seguir la enseñanza a través de una entrada de información multicanal y multidimensional que combina lenguaje de señas, puerto de voz, subtítulos en lenguaje hablado y folletos de texto.

En muchos países, las herramientas de diagnóstico para detectar necesidades especiales como la dislexia, discalculia, dificultades de ortografía o trastorno por déficit de atencional con hiperactividad se basan ahora en dispositivos tecnológicos que utilizan técnicas de inteligencia artificial.

Lograr la fluidez en la lectura se considera un componente fundamental de alfabetización para empoderar a las personas a participar de manera significativa en la sociedad y es un factor importante para mejorar la calidad de vida. Sin embargo, según UNESCO, en todo el mundo hay 250 millones de niños que no cuentan con las competencias básicas de alfabetización. Si bien hay muchos factores que contribuyen a los malos resultados del aprendizaje, un desafío generalizado es la dislexia del desarrollo, una discapacidad específica de lectura que, según algunas estimaciones, puede afectar hasta al 17% de la población mundial. A pesar de ser una de las discapacidades de aprendizaje más comunes y de representar hasta el 80% de los diagnosticados, la dislexia del desarrollo todavía está infradiagnosticada y, a menudo, no se trata. Esto puede resultar en fracaso y deserción escolar, impactar negativamente el desempeño en el lugar de trabajo y reducir la independencia social.

Change Dyslexia es una empresa social española que ha aprovechado el conocimiento lingüístico y la inteligencia artificial (IA) para desarrollar una herramienta de detección para la detección temprana de la dislexia en español y un entorno de aprendizaje basado en juegos para practicar habilidades importantes para ayudar a los estudiantes con dislexia. El principal objetivo de la empresa es prevenir el fracaso escolar mediante la identificación temprana y el apoyo a los alumnos con dificultades de lectura.

La herramienta de detección Dytective utiliza árboles de decisión de IA para analizar los errores que cometen los usuarios en una serie de ejercicios de lenguaje gamificado y cronometrados, como seleccionar la ortografía correcta de una palabra inventada o corregir los errores en un pasaje. En aproximadamente 15 minutos, la herramienta de detección gratuita puede predecir la dislexia con aproximadamente un 70% de precisión, lo que reduce en gran medida el tiempo y el compromiso monetario que generalmente se necesita para identificar las dificultades de lectura. Los estudiantes con dificultades de lectura pueden suscribirse a DytectiveU, una plataforma de aprendizaje personalizada que proporciona ejercicios basados en juegos probados por la investigación para ayudar a los niños a superar las dificultades de lectura y escritura.

Fuente: Biblioteca del Congreso Nacional de Chile